Diagnósticos erróneos frecuentes entre los pacientes externos de los Estados Unidos: Revisión

Al menos el 5 por ciento de los adultos estadounidenses - 12 millones de personas - son mal diagnosticados en ambientes ambulatorios cada año, y la mitad de estos errores podrían ser perjudiciales, según indica un nuevo estudio.

Los resultados, a partir de un análisis de datos de varios estudios publicados, deberían conducir a mayores esfuerzos para monitorear y reducir el número de diagnósticos erróneos que ocurren en la atención primaria, dijo el doctor Hardeep Singh, del Baylor College of Medicine, y colegas.

La atención primaria se da fuera del hospital, como en los consultorios médicos y clínicas ambulatorias.

Los investigadores observaron que la mayoría de los esfuerzos para mejorar la seguridad del paciente se han centrado en pacientes hospitalizados y en temas tales como errores de medicación, infecciones y caídas. Sin embargo, añadieron los investigadores, la mayoría de los diagnósticos se realizan en centros ambulatorios.

No ha habido estimaciones confiables de la frecuencia con que se producen diagnósticos erróneos en ambientes ambulatorios, lo que dificulta el desarrollo de métodos para reducir tales errores, según los autores del estudio publicado en línea el 16 de abril en la revista BMJ Calidad y Seguridad.

La revisión de los investigadores de los estudios publicados con adultos estadounidenses mostró que las instalaciones de pacientes ambulatorios tienen una tasa de diagnóstico erróneo de poco más del 5 por ciento, o aproximadamente uno de cada 20 pacientes. Aplicado a la población estadounidense, eso significa que 12 millones de adultos son mal diagnosticados en ambientes ambulatorios cada año, según un comunicado de prensa de la revista.

Los autores del estudio concluyeron que los resultados deberían ser utilizados por defensores de los pacientes, organizaciones de atención de la salud, diseñadores de políticas e investigadores para buscar maneras de reducir el número de dichos diagnósticos erróneos.

- Robert Preidt