Prevención del accidente cerebrovascular

Un factor importante en el desarrollo del accidente cerebrovascular es el estrés que provoca el crecimiento de la presión arterial y la frecuencia cardíaca. Además, bajo el estrés aumenta la coagulación de la sangre, espasmos vasculares aumentaron el peligro de que se pueden formar coágulos.

Un serio provocador del aumento de la presión arterial es el tabaquismo, en el que la cantidad de oxígeno disminuye incluso en la sangre.

La nicotina y otras toxinas contenidas en el tabaco inician espasmos en los vasos y favorecen la aparición de placas de colesterol.

El abuso de alcohol puede conducir a esta patología, porque el etanol conduce a un aumento en la presión arterial y, en consecuencia, aumenta la probabilidad de accidente cerebrovascular. Pero todo es bueno con moderación y se sabe que en pequeños volúmenes un buen vino tinto en los recipientes es muy beneficioso.

La carga sobre el corazón aumenta si una persona sufre de un peso excesivo. Según las estadísticas, más propensos a sufrir de hipertensión estaba lleno de gente, que también son más propensos a la diabetes y la enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular son factores graves.

Debilitar el cuerpo y la falta de actividad motriz - hypodynamia. El estrés y el estrés son más fácilmente tolerados por personas capacitadas. Además, con un esfuerzo físico regular, la circulación sanguínea mejora notablemente.

El riesgo de accidente cerebrovascular aumenta con la diabetes, ya que el sistema de circulación sanguínea se ve altamente afectado por las fluctuaciones en los niveles de azúcar en la sangre. Sin embargo, puede reducir significativamente el riesgo de ictus en pacientes con diabetes, si es racional para comer y cumplir con todos los consejos del médico sobre el tratamiento adecuado de la diabetes.

Diversas enfermedades cardiovasculares, en particular, la cardiopatía isquémica y la arritmia, también suelen provocar un derrame cerebral. Deben ser tratados de la manera más cuidadosa, y una dirección de este tratamiento es el mantenimiento de un estilo de vida saludable.

Según las estadísticas, los accidentes cerebrovasculares más propensos a hombre, sino también en las mujeres que tienen más de treinta y cinco años, la probabilidad de accidente cerebrovascular aumenta si una mujer fuma y toma anticonceptivos hormonales. Antes de usar estos medicamentos, siempre debe consultar a un médico y, por supuesto, debe dejar de fumar.

Síntomas de un accidente cerebrovascular



Si, después de todo, se ha producido un accidente cerebrovascular, es muy importante reconocerlo a tiempo. A menudo, el paciente pierde la conciencia durante una carrera, pero en muchos casos, la enfermedad no se desarrolla con tanta claridad, y puede ser reconocido por la debilidad de las manos, lo que hace difícil para elevar, un cambio inesperado en marcha, la confusión de palabras y el habla confusa, cambios imitan cuando la mitad de la cara es fija, no pueden ser cerrados ojo, la esquina del labio se baja desde un lado. Una persona en este estado ni siquiera puede sonreír.

Al igual que con un ataque isquémico transitorio, el paciente puede perder el equilibrio, incluso caer, mientras que puede tener dolores de cabeza y deterioro temporal o desaparecer la visión.

Otro signo de un accidente cerebrovascular es la luz roja en la que los objetos comienzan a verse antes de la pérdida de la conciencia. Hay un sudor profuso en la frente, los vasos en el cuello son tensos y notablemente pulsantes, y también pueden aparecer vómitos.

En un estado similar, hay muchas razones para sospechar un accidente cerebrovascular, y la víctima debe ser hospitalizada con urgencia.

Sin embargo, cada persona puede protegerse a sí mismo, incluso si él o alguien ha tenido accidentes cerebrovasculares, o hay enfermedades que provocan su desarrollo.

¿Cómo protegerse de un derrame cerebral?



En primer lugar, debe comer bien, dando preferencia a las frutas y verduras, verduras y cereales. Para prevenir la formación de placas, es necesario controlar el nivel de colesterol en la sangre. Es aconsejable no comer carne grasosa, pero es mejor al menos dos o tres veces a la semana reemplazarla con pescado. Los productos lácteos muy bajos en grasa son muy útiles. El consumo de agua en mayores cantidades es bienvenido. Pero la sal se debe abandonar siempre que sea posible, este es un factor grave en el inicio y desarrollo de la hipertensión. Debe limitarse a bebidas alcohólicas.

Con la cada vez mayor presión (140/90 o más) deben dirigir todos sus esfuerzos en su caída, que deben visitar al médico, que iba a elegir los fármacos óptimos.

El riesgo de un accidente cerebrovascular se duplica por fumar. Debe dejar de fumar.

La actividad física debe dedicarse al menos dos días a la semana, y deshacerse del exceso de peso facilitará el trabajo del corazón.