Hipertensión arterial: síntomas, causas. Cómo tratar

Presión arterial alta en un estado de reposo se llama hipertensión arterial. Para determinar este diagnóstico, debe haber indicadores correspondientes.

En la vida, se puede encontrar la hipertensión arterial primaria más común. Este tipo de hipertensión surge por causas desconocidas. En cuanto a la forma secundaria de hipertensión, con mayor frecuencia se produce en un contexto de enfermedades renales.

A menudo, los pacientes ni siquiera saben sobre su salud, pero esto continúa hasta que la hipertensión crece en una forma pronunciada y permanente. El establecimiento de esta enfermedad es muy simple y consiste en medir la presión arterial. Averigüe la razón y evalúe el riesgo de la enfermedad será más difícil, ya que llevará más tiempo y dinero. La panacea para la hipertensión arterial incluye no solo el tratamiento médico, sino también los cambios en el estilo de vida.

Con la edad, la mayoría de las personas comienzan a tener problemas con la presión arterial. La hipertensión arterial se disemina en la mayoría de los casos a personas de 65 años en adelante. El riesgo de desarrollar la enfermedad comienza a crecer a partir de los 55 años. Un aumento en la frecuencia de la presión arterial puede causar complicaciones en el cuerpo y, por lo tanto, provocar una muerte prematura. Pero no solo las personas mayores sufren de hipertensión, las mujeres embarazadas también están en riesgo.

Causas de la enfermedad



Antes de proceder al estudio de la hipertensión, uno debe recordar que la enfermedad puede ser primaria o secundaria.

Hipertensión arterial primaria

No asuma que la forma primaria de hipertensión tiene una sola fuente. La razón de esto es el cambio en los componentes fisiológicos y hemodinámicos. A veces al principio un factor del aumento constante de la presión arterial predomina, no salva del aumento de su cantidad. El mecanismo más común de aumento del tono vascular crónico es el sarcolema de las células del músculo liso. La herencia puede convertirse en un factor predisponente, pero solo son suposiciones que no permiten excluir otros patógenos. La influencia de los factores ambientales se considera dominante solamente en aquellos con predisposición hereditaria.

Hipertensión arterial secundaria

A diferencia de la hipertensión primaria, la forma secundaria se puede formar en un contexto de muchas enfermedades. Es necesario estar extremadamente atento a aquellos que ya tienen signos de enfermedades renovasculares y del parénquima renal. Especialmente es necesario estar atento a las personas con diagnósticos tales como coartación de la aorta, feocromocitos, mixedema, hipertiroidismo, hiperaldosteronismo y síndrome de Cushing. La hipertensión arterial muy a menudo surge en el fondo del uso excesivo de alcohol, y también como resultado de tomar anticonceptivos orales. A menudo, la causa del aumento de la presión arterial es la cocaína, las raíces dulces, así como los simpaticomiméticos y los glucocorticoides.

Si se consideran las enfermedades del parénquima renal, es obvio que surgen contra la hipertensión arterial renal. Se presta especial atención a la hipertensión renovascular. Es este tipo de hipertensión que puede manifestarse después de la estenosis de la arteria renal.

El grupo que consiste en enfermedades parenquimatosas de los riñones incluye muchos tipos. Los científicos incluyen en su número la nefropatía diabética, síntomas de retraso primario de sodio. Eso ya habla de glomerulonefritis aguda y crónica, que son parte integral de este grupo. Esta lista se complementa con tumores renensecretarios y traumatismos renales. Las nefropatías obstructivas, las hidronefrosis, la pielonefritis crónica, la hipoplasia renal congénita y la poliquistosis no son más que un grupo parenquimatoso.

Identificar la hipertensión arterial en el fondo de las enfermedades del parénquima se puede utilizar mediante el estudio de la función renal y las patologías renales de la forma nosológica. De acuerdo con la medicina oficial, casi todos los pacientes con hipertensión lo tienen, además de las lesiones de los principales vasos renales o secreción de tumores renales.

VIDEO



https://www.youtube.com/watch?v=fI1pJL9gtN8

Qué cambios son inducidos por la hipertensión



Es muy difícil sentir hipertensión arterial en las etapas iniciales, ya que es imposible notar cambios. Si la hipertensión pasa a una forma diferente y más severa, las consecuencias de su influencia en el cuerpo afectan los riñones, el sistema cardiovascular e incluso el cerebro.

El trabajo inferior de estos órganos permite desarrollar enfermedades como Golpe, insuficiencia renal y provocan la patología de los vasos coronarios. Todas estas enfermedades pueden comenzar un proceso irreversible, como resultado de lo cual aumentará la aterogénesis y comenzará la aterosclerosis generalizada.

Muchos no lo saben, pero es la aterosclerosis que se llama la causa de la hiperplasia y la hialinización de la coroides, así como la hipertrofia. El proceso de cambio de arteriolas pequeñas es difícil de rastrear, sin embargo, este es un problema completamente solucionable. Se realiza con la ayuda de datos de investigación sobre globos oculares y riñones. Los cambios son notables en el ejemplo del estrechamiento del lumen de la arteria, que estabiliza el aumento de la presión arterial. Entonces, cuando el estrechamiento de la arteriola ya está fijado, cualquier otro cambio en la capa de músculo hipertrofiado solo acelerará la disminución de la luz. Lo anterior nos permite entender que cuanto más descuidada es la hipertensión arterial, menor es la probabilidad de normalizar la presión arterial.

Un aumento en la cantidad de estrés en el cuerpo conduce a la hipertrofia ventricular izquierda. Este no es un buen indicador, ya que desarrolla una disfunción diastólica. El ventrículo comienza a aumentar y por lo tanto desencadena el proceso de disfunción sistólica. El factor que subraya esta disfunción es la insuficiencia cardíaca y la miocardiopatía dilatada.

En la mayoría de los casos, los pacientes con un aneurisma de la aorta abdominal no están protegidos de las manifestaciones de efectos secundarios en forma de otras enfermedades, incluida la hipertensión. Las complicaciones de la enfermedad casi siempre se manifiestan, por lo tanto, es necesario realizar un examen de vez en cuando para detectar la presencia de estratificación de la parte torácica de la aorta.

Sintomático de la hipertensión arterial



La mayoría de nosotros nos hemos acostumbrado al hecho de que cada enfermedad se acompaña de una serie de síntomas, por los cuales se puede diagnosticar. La peculiaridad de la hipertensión arterial es que las etapas iniciales de la enfermedad no van acompañadas de ningún síntoma. No entre en pánico con dolor de cabeza, enrojecimiento o sudoración excesiva, ya que estos síntomas no se aplican a la hipertensión. No es necesario atribuirse a sí mismo esta enfermedad y con hemorragia nasal, aumento de la irritabilidad y el malestar general. Otra situación consiste en una forma grave de hipertensión.

Síntoma de este tipo es en una variedad de factores. Muy a menudo, la sintomatología de la enfermedad indica los primeros signos de aterosclerosis de los vasos coronarios, insuficiencia cardíaca y renal, encefalopatía hipertensiva.

La enfermedad comienza el proceso de cambiar la retina. Si encuentra los primeros síntomas de la enfermedad, debe buscar ayuda médica lo antes posible. De lo contrario, los cambios comenzarán el proceso de constricción de las arteriolas, exudación, sin mencionar la hemorragia y el edema del pezón del nervio óptico. Los cambios se clasifican en cuatro grupos, que van desde los más simples hasta los más desastrosos:

  • Etapa I - caracterizada por la constricción de las arteriolas;

  • Etapa II: unifica la constricción y la esclerosis de las arteriolas;

  • Etapa III: desarrolla hemorragias y su exudación;

  • Etapa IV- está indicada por edema del pezón del nervio óptico.


  • El diagnóstico de



    Antes de confirmar o refutar el diagnóstico, mida la presión arterial. Si tiene preguntas sobre el tratamiento, debe determinar la causa de la enfermedad. El examen físico en combinación con la anamnesis ayudará no solo a identificar la causa, sino también a determinar el daño a los órganos diana.

    Una sola medición de la presión arterial no puede revelar la imagen completa de la enfermedad. En primer lugar, se mide sentado o acostado. Luego se le ofrece al paciente que permanezca de pie durante dos minutos, después de lo cual tomo medidas repetidas. Estas manipulaciones deben repetirse durante tres días y nada menos. Estas medidas se usarán para diagnosticar. Estas mediciones permiten calificar la presión sanguínea. Entonces, la presión arterial puede ser normal, hipertensión, etapas I y II.

    Para determinar el diagnóstico, se toman en cuenta los indicadores de presión arterial de ambas manos. Si los indicadores son diferentes, se toma como base la que es más alta. Para detectar la coartación de la aorta, se realizan mediciones de la presión arterial en las piernas. Tales medidas son necesarias cuando el pulso femoral se realiza deficientemente. Si la presión arterial en las piernas es más baja que en los brazos, esto confirma la coartación.

    El tratamiento de la hipertensión arterial



    Ya se ha mencionado que la hipertensión primaria surge sin razones especiales, pero algunas variantes de la etapa secundaria pueden influir en la causa. El monitoreo oportuno de la presión arterial reduce significativamente el porcentaje de complicaciones. Solo un tercio de los pacientes con hipertensión arterial logran restablecer la presión sanguínea a la normalidad.

    Incluso los pacientes en la vejez viven muy bien con la presión diastólica. Al mismo tiempo, los indicadores de presión no son capaces de aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Ideal es la opción cuando los pacientes, solos o con la ayuda de otros, periódicamente miden su presión arterial. Por cierto, no hace daño incluso a las personas sanas. Para realizar estas manipulaciones, necesita pasar por una breve sesión informativa, que le permitirá hacer todo bien. En cuanto al aparato para medir la presión sanguínea (un tonómetro), debe calibrarse de vez en cuando.

    Cambiamos la forma de vida

    Debemos aceptar que es nuestra forma de vida, y no otros factores, lo que afecta nuestro bienestar. Para normalizar la presión arterial, necesita realizar actividad física constantemente. Solo media hora tres veces a la semana de ejercicio activo puede cambiar la vida para mejor.

    Para deshacerse de los problemas con la presión arterial, ayuda a dejar de fumar y a perder peso.

    Haga esto último realmente cuando observe una dieta especial, que incluya frutas, verduras, productos bajos en grasa o bajos en grasas saturadas.

    Un paso importante en el camino hacia la recuperación es la restricción en el consumo de sodio y alcohol.

    La primera etapa de la hipertensión arterial se puede tratar sin influencia médica, pero únicamente cambiando la forma de vida. Los pacientes con forma de hipertensión no complicada no tienen actividad restringida si los valores de presión arterial están dentro de lo normal. Los espíritus de la nutrición ayudarán en la norma no solo para los problemas con la presión arterial, sino también para la diabetes, la dislipidemia y la obesidad. Estas recomendaciones no se discuten, especialmente si se trata de prehipertensión.

    ¿Cuál es el pronóstico de la hipertensión?



    Es muy difícil hacer predicciones para la hipertensión arterial. Se llama la atención sobre muchos factores que pueden afectar al paciente. El paciente debe esperar lo peor, cuando la presión arterial se mantiene en niveles altos. No prometa nada bueno en los cambios de los vasos de la retina u otros cambios en los órganos diana. Si comparamos la presión arterial diastólica con la presión arterial sistólica, esta última será el mejor predictor de complicaciones de naturaleza fatal o no mortal.

    La falta de voluntad para tratar la hipertensión arterial puede conducir a un umbral de supervivencia bajo.

    Si comparamos los indicadores de un año de pacientes con enfermedades como la hemorragia o la retinopatía, entonces el hecho del 10% de supervivencia se vuelve notable. La lista de enfermedades se puede atribuir con seguridad al estrechamiento de arteriolas y exudados nublados. Si un paciente sufre de una de las enfermedades anteriores simultáneamente con edema del pezón del nervio óptico, la falta de medicación reduce la tasa de supervivencia en un 5%. Con un tratamiento incorrectamente seleccionado, la hipertensión puede complicarse y convertirse en un accidente cerebrovascular hemorrágico o isquémico.