Ear plug. Cómo quitar el tapón de la oreja?

Los tapones para los oídos de azufre, a diferencia, por ejemplo, de la eliminación de la apendicitis, es bastante posible de limpiar e independientemente. No hay un consentimiento por escrito para la operación, no se requiere renovación del testamento. Muchos médicos también están de acuerdo con esta afirmación, aunque hay una serie de sutilezas que deben implementarse adecuadamente para no dañar el tímpano.

Debe comenzar con el hecho de que el azufre en los oídos es asignado por el cuerpo y todavía necesita. Eliminamos solo el excedente de este.

El azufre se produce en las glándulas situadas al lado de la membrana, y se realiza con fines protectores inocuos. De hecho, el azufre es un filtro que protege los oídos de la penetración de polvo y otras materias extrañas en el cuerpo. Es de ella que a veces tratamos de deshacernos de él. Aquí la finura es la número uno: si te limpias las orejas con palillos con algodón, los tapones en los oídos surgen más a menudo. Este sencillo dispositivo limpia solo la parte externa del azufre, cerca de la aurícula, y el resto de este secreto, junto con el polvo, se golpea en la oreja y se vuelve más denso.

Aproximadamente lo mismo ocurre con el lavado analfabeto de las orejas y las manipulaciones con el dedo meñique.

Eliminamos el tapón de azufre de la oreja



Es correcto comenzar con la limpieza del canal auditivo y el fregadero, para lo cual puede usar tanto la varilla como el dedo meñique, y limpie la parte interna de la aurícula con la materia humedecida. Puede ser ayudado por la varilla mencionada anteriormente, pero no sigue para penetrar en el canal auditivo. El azufre sigue siendo útil, ya se sabe por qué.

Sin embargo, a pesar de todas las medidas higiénicas, el tapón del oído aún puede formar y obstruir el canal auditivo de tal manera que incluso puede deteriorar notablemente su audición.

Si va al médico, se lavará la oreja con agua tibia, usando una jeringa o utilizando algún otro método propio.

Aquí finura número dos. Debe saber con firmeza que sus oídos no están enfermos, especialmente debe asegurarse de que su oreja no esté perforada. Cómo averiguar sin un médico, esto es ciertamente un misterio, solo podemos esperar para nuestra salud de hierro. Si se convenció a sí mismo de que puede limpiarse los oídos con su oído sano y con usted y sin dolor, puede usar una jeringa o enema con una capacidad de aproximadamente un vaso y medio en lugar de una jeringa. El agua debe estar caliente.

Este procedimiento debe llevarse a cabo en la cuenca, para que pueda observar el contenido que sale de su oído. Inclina la cabeza con la oreja hacia abajo, con la otra mano, levanta la oreja hacia arriba y hacia atrás por detrás del borde superior. Luego, con su mano principal, lleve el enema a la parte posterior del pasillo, sin meter la punta en su oído. Es decir, es necesario proporcionar algo de espacio libre para evitar la aparición de una mayor presión sobre la membrana timpánica. Luego aprieta el chorro de la oreja. Primero, no formes una cabeza fuerte hasta que te acostumbres al proceso y sientas todos los posibles impactos y consecuencias. A menudo, la primera vez que el enchufe no sale, por lo que debe repetir el procedimiento varias veces.

Suavizamos el tapón de oídos



El tapón de oído endurecido en algunos casos primero debe suavizarse. Con este objetivo, debe gotear hasta cinco gotas de aceite vegetal, esperar un par de horas y luego el corcho sucumbirá a la presión del chorro. Después del procedimiento, no salga a toda prisa a la calle y se relaje la oreja. Aún será exitoso.

Además, se venden gotas especiales en la farmacia. Pueden enterrar sus oídos, liberándose así del corcho. Ahí, por cierto, y la instrucción puede aparecer.

Hay recomendaciones para el uso de peróxido de hidrógeno para este propósito. Realmente disuelve el tapón, pero también puede dañar la membrana.