Dolor al inspirar: causa

Dolor con inspiración puede ser bastante fuerte, trayendo tormento. En una condición similar, cuando el dolor, especialmente con una respiración profunda, perfora el cuerpo y se administra en la espalda, en el pecho o debajo de la escápula, uno debe tomarlo muy en serio e inmediatamente consultar a un médico. Muy a menudo, dicho dolor es un signo de una enfermedad.

Causas de dolor en el pecho con inspiración



Cuando una persona siente dolor en el pecho, no solo con inspiración, sino incluso con tos y estornudos, esto puede significar que tiene una lesión pleural o una zona en el área del corazón y al lado. El dolor puede centrarse en el lado izquierdo o derecho del pecho, ser prolongado, no agudo, desafilado o afilado, daga.

Y tal vez es una inflamación de la membrana.

La membrana que recubre el interior del cofre y cubre los pulmones. Con la inflamación de la membrana en el pecho, hay mucho dolor.

Especialmente a menudo el dolor en la inspiración es una señal de que una persona ha desarrollado pleuresía seca, y esto es un signo de neumonía. Sin embargo, la pleuresía puede desarrollarse por sí misma y no debido a una enfermedad pulmonar. Confirme la presencia de pleuresía seca, puede causar dolor en el pecho con inspiración, que disminuirá un tanto cuando una persona se dé la vuelta por un lado dolorido. La respiración es dolorosa y difícil, y cada intento de inspiración va acompañado de tos y dolor, y la respiración se debilita y dificulta. El médico oye ruidos a través de un fonendoscopio, este es el ruido de las hojas pleurales. Un estado similar va acompañado de un aumento de la temperatura a 37-38 alrededor de Con (temperatura subfebril). Todos estos signos van acompañados de sudoración excesiva, especialmente por la noche, escalofríos y debilidad del cuerpo.

La causa del dolor muy palpable durante la inhalación puede ser un tumor pleural o pericarditis. Esta condición va acompañada de una marcada restricción de movimientos, aunque esto puede ser una consecuencia de la deformación del marco costal, en particular, la columna torácica. Esta enfermedad se caracteriza por manifestaciones dolorosas no solo en la inspiración, sino también en la exhalación.

Con el dolor pericárdico seco aumenta con la inspiración e incluso el más mínimo movimiento. Esto provoca dificultad para respirar, la persona comienza a ahogarse, porque la respiración es más corta que la respiración. La intensidad del dolor varía, puede ser fuerte, a veces débil. Esto siempre debe decirle al doctor.

Con un ligamento interplural acortado, la persona tose y falta una tos seca y aguda. La tos se intensifica y se vuelve más intensa durante la inspiración, la exhalación, la conversación y el ejercicio físico mínimo. También puede caminar, y aún más correr, hay dolores que no son pegajosos, sino puntadas. Estos son síntomas de longitud insuficiente del ligamento interpleural.

El dolor durante la inspiración también es un síntoma de cólico renal, con dolor en la boca del estómago y en la costilla derecha. Poco después de la aparición de estos dolores, se arrastran por el abdomen. Con la neuralgia intercostal, el dolor durante la inspiración a menudo se aplica al área del hombro derecho y /o la escápula, y con la exhalación puede intensificarse. El dolor perturba y a la palpación del área de la burbuja cólica. Al presionar al médico al examinar el lugar entre las vértebras torácicas 10-12 a una distancia de dos dedos a la derecha de las apófisis espinosas, el dolor puede ser muy fuerte.

Si las costillas están rotas, es mucho más doloroso inhalar, en lugar de exhalar, y el pecho se agrieta, aprieta, duele y cada respiración y cada tos hacen que una persona sufra, como la tos.

Cuando una persona inhala con un síndrome precordial, los dolores del corazón pueden volverse tan dolorosos que simplemente pueden confundirse con un ataque al corazón. Esta enfermedad se caracteriza por el hecho de que a menudo infecta a los jóvenes, incluso a los niños, desde la edad de seis años, es decir, no aquellos que tienen un corazón gastado no pueden realizar sus funciones.

Este síndrome puede manifestarse en los ancianos, pero con mucha menos frecuencia. El dolor en el síndrome precordial ocurre con bastante rapidez y con la misma rapidez, en treinta segundos, pasa, aunque puede durar hasta tres minutos si el paciente inhala especialmente profundamente o se mueve demasiado bruscamente.

El dolor retirado puede regresar, así que no te relajes. Ella regresa con una aguja estúpida en el corazón. También es necesario consultar a un médico.