Patologías del desarrollo del oído: causas, síntomas. Cómo diagnosticar y tratar

Ahora con una mayor frecuencia comenzó a manifestar malformaciones congénitas de diversos órganos, que tienen que tratar con médicos de casi todas las especialidades.

Y, las complicaciones pueden tener, como carácter puramente cosmético y funcional.

A menudo, varias patologías van acompañadas de daños en los órganos de la audición, y esto, a su vez, implica una violación del estado psicosomático del niño y complica el desarrollo del aparato del habla.

Además, si la derrota es bilateral, puede conducir a la discapacidad de la persona. Dado que hay muchas variantes de anormalidades de desarrollo combinadas en un niño, a menudo es necesario para curar o aliviar la condición del paciente, un tratamiento multicomponente complejo que requiere ciertos conocimientos de especialistas de diferentes perfiles.

Los signos externos de patologías en el desarrollo del audífono se pueden manifestar de diversas maneras. Las dimensiones de la aurícula pueden variar desde demasiado grandes, como en ausencia macro o pequeña o total, como en microtia o anotia. En el área de la aurícula, pueden formarse excrecencias, como colgantes de orejas o protuberancias de oreja. La posición de la cubierta del oído puede ser incorrecta. Loparoot - una anomalía caracterizada por un ángulo de 90 grados entre la superficie de la cabeza y la oreja, también se considera una desviación de la norma.

Las patologías más graves del desarrollo, que incluyen la pérdida completa o parcial de la audición, incluyen: atresia o estenosis de la apertura auditiva externa, trastornos del desarrollo de los huesecillos o laberinto auditivos.

Codificación de anomalías según la Clasificación Internacional de Enfermedades



  • Patologías del desarrollo del oído, que tienen un carácter innato, que conducen a un deterioro de la función auditiva.

  • Otros trastornos en el desarrollo de órganos auditivos de naturaleza innata.

  • La clasificación distingue las patologías en la estructura del oído interno, el medio y el exterior:


  • Q16.9 - patología en la estructura del laberinto y la luz del oído interno;

  • Q16.3 - trastornos locales del desarrollo de osículos auditivos;

  • Q16.I - estrechamiento o atresia del conducto auditivo externo, fístulas en la región parótida;

  • Q17.0 - aurícula adicional;

  • Q17.5 - orejas salientes o orejas rotas;

  • Q17.1 - oreja agrandada;

  • Q17.2 - oreja disminuida.


  • Factor epidemiológico en patologías de desarrollo de órganos auditivos



    De acuerdo con los datos estadísticos recabados, la frecuencia de desarrollo de anomalías congénitas de los órganos auditivos es de 1: 7-15 mil bebés, y en la mayoría de los casos se encuentra a la derecha. En las niñas, las patologías se observan en 2 a 25 veces con menos frecuencia que en los niños.

    VIDEO



    Requisitos previos para el desarrollo de defectos auditivos



    En el 85% de los casos, las malformaciones del desarrollo de los órganos auditivos son episódicas y no tienen requisitos previos claros. En otros casos, estos trastornos están asociados con una predisposición hereditaria.

    Signos de patologías del desarrollo del oído



    Las patologías hereditarias del desarrollo de la audición en la mayoría de los casos provocan enfermedades tales como: síndrome de Goldenhar, síndrome de Konigsmark, síndrome de Moebius, síndrome de Nager, síndrome de Tricer-Collins.

    El síndrome de Konigsmark muestra desviaciones tales como la disminución del tamaño de la concha del oído, la atresia del paso externo de la oreja y la rotura de la permeabilidad del sonido en el oído interno. En este caso, no hay meato auditivo externo, y la aurícula es un rodillo cartilaginoso. En este caso, las características faciales son simétricas y no se observan malformaciones concomitantes.

    El estudio de la agudeza auditiva en el síndrome de Konigsmark muestra una pérdida auditiva casi completa: el grado de hipoacusia conductiva III-IV. Esta enfermedad hereditaria se transmite por un tipo autosómico recesivo.

    Diagnóstico de la patología del audífono



    Para diagnosticar con precisión la patología del desarrollo del oído en recién nacidos, es necesario, en primer lugar, llevar a cabo un examen de la agudeza de la audición, en esto convergen la mayoría de los médicos. Para tales fines, se utilizan métodos de investigación estándar: medición de la impedancia acústica; establecimiento de umbrales de audibilidad mediante la fijación de SVP de corta latencia y EAU.

    Para verificar la audición, los pacientes mayores de 4 años de edad usan audiometría de umbral de tono y también verifican la integridad de la percepción del susurro y del lenguaje hablado estándar. Si se diagnostica una patología unilateral del desarrollo auditivo en un niño, entonces la prueba de función auditiva en el otro oído, sin embargo, requiere una confirmación confiable.

    Con un tamaño reducido de la aurícula (microtia), el tercer grado de pérdida auditiva conductiva generalmente se diagnostica, es decir, alrededor de 60-70 dB. Sin embargo, es posible que la pérdida auditiva neurosensorial o conductiva pueda tener índices tanto grandes como pequeños.

    El tratamiento de las patologías del desarrollo de los órganos auditivos



    La sordera conductiva (obstrucción de las ondas de sonido en el oído interno), desarrollada en ambos lados, requiere el uso de un audífono especial con un vibrador óseo para garantizar la capacidad del niño para hablar. Si el oído tiene un pasaje auditivo, entonces un audífono normal es suficiente.

    La estructura del oído asume la presencia de la mucosa, que se encuentra en todo el camino desde la nasofaringe a través del tubo auditivo hasta el oído medio y el proceso mastoideo. En este sentido, los niños enfermos, al igual que los sanos, son susceptibles a la otitis media del oído medio. En la práctica médica, se han notificado casos de mastoiditis en microtia y atresia del meato auditivo externo. Tales complicaciones son tratadas solo quirúrgicamente.