Por la mañana, me duele la garganta. Causas de dolor de garganta desde la mañana

El dolor de garganta constante en la mañana generalmente se asocia con el tabaquismo intenso. Los fumadores con experiencia, a menudo sienten dolor en la garganta, que se asemeja a los signos de un resfriado. Además, la nicotina, otras sustancias con las que el cigarrillo es rico, de ninguna manera favorece la infección bacteriana de la mucosa respiratoria.

Al considerar las causas del dolor de garganta en los fumadores, debe tener en cuenta la gran cantidad de sustancias químicas activas que se encuentran en el tabaco. hojas de tabaco Burns emiten sustancias tóxicas tales como acetaldehído, el metano, el polonio radiactivo 210 amoníaco, monóxido de carbono, benceno, acetona y un número de otras sustancias que se ajustan para reponer el almacenamiento de armas químicas.

Debido a fumar dolor de garganta en la mañana



Los expertos hablan de más de cuatrocientas sustancias tóxicas en el humo del tabaco. Por sí mismo, la nicotina, que se menciona principalmente en las discusiones sobre los peligros de fumar, no es la sustancia más nociva de un cigarrillo. No produce un efecto venenoso tan grande, y para el funcionamiento de los receptores nicotínicos es incluso necesario.

Sin embargo, toda esta mezcla química de humo de cigarrillo es muy tóxica y tiene un efecto irritante indiscutible. Las sustancias reactivas se depositan en la mucosa sensible del tracto respiratorio e inician el inicio y desarrollo de un proceso inflamatorio de origen químico.

Esto a menudo se manifiesta en forma de dolor de garganta matutino.

Hay un caso más avanzado, que se llama bronquitis crónica del fumador, y aquí, además de dolor de garganta por la mañana, se está desarrollando y la inflamación en la mucosa bronquial. Tiene un curso crónico y se caracteriza por una separación profusa del esputo marrón mucoso, que también ocurre por las mañanas. Además, los síntomas de este fenómeno son la tos matutina del fumador y el dolor a lo largo de las vías respiratorias.

Dolor de garganta y complicaciones al fumar



Hay una más, la causa más peligrosa del dolor de garganta después de fumar. Es un proceso oncológico maligno en la faringe, la laringe o la tráquea. El alquitrán cancerígeno del humo del tabaco inicia la degeneración de las células normales de la mucosa y se produce su división proliferativa y descontrolada.

No hay que olvidar, al mismo tiempo que se debilita el sistema inmunológico cuando se fuma entrada única incesante de sustancias tóxicas en el cuerpo, y otros factores, ya no son capaces de resistir a la enfermedad, y, como resultado, se inicia con el cáncer de garganta. Crece a través del tejido y tumor ganglios aparece en la severidad del dolor que un paciente en el período inicial explica a sí mismo ARI o ARI.

Cómo curar una garganta?



Si una persona es incapaz de abandonar este mal hábito, puede reemplazar la mezcla inhalador de nicotina del cigarrillo electrónico que también se llama el e-cigarrillo. La cantidad de sustancias venenosas que ingresan al cuerpo, mientras que son significativamente más bajas.

Cuando un fumador ya tiene bronquitis, probablemente sea imposible lograr una curación completa simplemente dejando de fumar. Ejecutar el proceso en la mayoría de los casos requiere tratamiento médico. Mejorar la expectoración de la flema y despejar la vía aérea puede estar usando drogas "bromhexina", "Abmrobene", "acetilcisteína" (ACC), e infusiones de hierbas Thermopsis.

Sin embargo, la causa de los dolores de garganta en la mañana puede ser un sueño con la boca abierta. En este caso, es necesario instalar un humidificador en el dormitorio y también hacer inhalaciones regularmente con vapor.

Se recomienda cambiar el cepillo de dientes con frecuencia, ya que se acumula una gran cantidad de bacterias en él.

Otra causa de dolor de garganta puede ser una liberación nocturna de ácido desde el estómago hacia el esófago durante el sueño. El ácido es un fuerte irritante y puede causar dolor. Para evitar estos momentos desagradables, intente dormir con una cabeza levantada de diez o quince centímetros, o no coma dos horas antes de acostarse.