Tapones blancos en las amígdalas: tratamiento y motivos

Los tapones blancos en las amígdalas tienen un nombre médico: amigdalitis, que significa cálculos formados en las amígdalas. Las dimensiones de estos tapones blancos pueden ser de varios milímetros y varios centímetros. Su densidad también puede ser diferente.

Por lo general, hay tapones blancos en las amígdalas, pero pueden ser de color amarillo, gris e incluso marrón.

Causas de ocurrencia de

Los médicos aún desconocen los motivos de la aparición de tapones blancos en las amígdalas. Sin embargo, existe la suposición de que se forma en personas que a menudo sufren de angina, dolor de garganta. Además, la enfermedad a menudo afecta las amígdalas de los hombres.

Todas las personas con lagunas de amígdalas tienen bultos. Si las amígdalas están sanas, se limpian ellas mismas. Si esto no sucede, aparecen tapones blancos en las amígdalas y hay motivos para hablar sobre la amigdalitis crónica. Entonces, una persona tiene grandes lagunas de amígdalas, una garganta requiere cuidado diario.

El olor desagradable de la boca puede ser preocupante si los tapones blancos están en las lagunas de las amígdalas durante mucho tiempo.

Hay tapones de las células que están separadas de la superficie de las amígdalas y la cavidad oral, de las bacterias y los residuos de alimentos, lo que contribuye a la descomposición de estos restos orgánicos.

¿Qué hacer si hay tapones blancos en las amígdalas?



Afortunadamente, los tapones blancos en las amígdalas no amenazan la salud de las personas, no contribuyen a la aparición de complicaciones peligrosas. Sin embargo, su sola presencia es un hecho desagradable, por lo que es importante saber cómo deshacerse de los tapones blancos en las amígdalas.

  • Puedes usar una solución del Dr. House. Tres cucharadas de sal, una cucharada de soda, una gota de yodo, vierta 500 ml de agua. Use para enjuagues bucales. La solución puede dar una sensación de ardor, esto es normal.

  • Tome el aceite de semilla de calabaza en una cucharilla por la mañana con el estómago vacío. Después de comer, riega tu garganta con una solución de furacilina o agua de mar. Por la noche, de nuevo, tome una cucharadita de aceite de semilla de calabaza, y antes de acostarse enjuague su garganta con una infusión de corteza de roble o eucalipto. Continúa por 2-3 semanas.

  • Para la gárgara de la garganta es posible usar la solución de la corteza del roble, la manzanilla, la caléndula, la salvia.

  • Puede utilizar soluciones químicas para enjuagues bucales, por ejemplo, queroseno, clorhexidina, peróxido de hidrógeno (diluir con agua), miramistina, furacilina, dioxidina (diluir una ampolla en un vaso de agua).