Frío en el niño. ¿Cómo trata una madre competente un resfriado?

El frío de un niño trae muchas experiencias a los padres, porque es muy difícil ver a un niño que sufre.

Para tratar el resfriado al niño es necesario comenzar a la aparición de los primeros indicios de la enfermedad, en el acceso correcto y con el tiempo dado la ayuda, las demostraciones del pase frío en algunos días.

En ausencia de tratamiento, el resfriado de un niño puede causar complicaciones graves, por lo que es muy importante responder de manera rápida y correcta.

Una madre competente debe saber cómo tratar un resfriado en un niño, ya que absolutamente todos los padres se enfrentan a esa enfermedad. Si nota los primeros síntomas del resfriado de un niño, su tarea es crear las condiciones necesarias en las que el cuerpo pueda combatir la infección. Asegúrese de cumplir con el reposo en cama.

Abundante bebida para los resfriados



Es muy importante organizar el régimen de bebida de forma correcta. El niño debe beber mucho líquido tibio (¡no caliente!), Puede ser té de hierbas, meros, té con limón. La bebida abundante ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo del niño, lo que causa deterioro e interfiere con la lucha contra la infección.

Como usted sabe, los resfriados de un niño (o una enfermedad viral respiratoria - Orvy) se acompañan de un aumento en la temperatura corporal, que no puede sino afectar la condición del bebé: se vuelve lento, inactivo, de mal humor. Una madre competente sabe que para bajar la temperatura, menos de 38 grados no vale la pena. El aumento de la temperatura es un proceso fisiológico, que se debe a la lucha contra los virus.

Si un niño tiene un resfriado, es necesario que tome inmunidad, además, se le deben administrar medicamentos antivirales.

¿Cómo tratar un resfriado con un resfriado en un niño?



Las fosas nasales se pueden lubricar con ungüento antiviral. Si al bebé le molesta una secreción nasal, es importante garantizar una secreción sin problemas desde la nariz. Para hacer esto, puedes enjuagarte la nariz con una solución salina (05 cucharaditas de sal se disuelven en 200 ml de agua tibia) o usar fondos ya preparados a base de agua de mar, que se pueden comprar en la farmacia. Al lavar los conductos nasales, no debe tirar hacia atrás la cabeza del bebé, es importante garantizar una salida normal de líquido por la nariz.

En cuanto a las gotas vasoconstrictoras, solo pueden usarse cuando existe una fuerte separación de la mucosidad, lo que complica la respiración nasal.

La nariz que moquea es un atributo esencial del resfriado común. Si la descarga se vuelve amarilla o verde, se puede sospechar infección de la infección bacteriana.

No es un secreto para nadie que si un niño tiene un resfriado, uno de los síntomas es una disminución del apetito. No obligue al bebé a comer por la fuerza. Su propio cuerpo requerirá alimento cuando se fortalezca.

La tos por un resfriado puede ser seca, que eventualmente se vuelve húmeda. A menudo, el frío de un niño va acompañado de dolor de garganta, dolor al tragar.

Una madre competente sabe cómo tratar un resfriado en un niño, muy a menudo los padres prefieren los medios de la abuela, como comer cebollas, ajo, miel, frotar con vinagre, inhalar. Todo esto sin duda puede ayudar el cuerpo del niño, pero si se observa un deterioro de la condición del bebé, contacte inmediatamente a su pediatra, ya que bajo la apariencia de un frío en el cuerpo puede desarrollar enfermedades terribles o resfriados un niño podría dar complicaciones que requieren inspección obligatoria, la entrega análisis, examen y tratamiento correcto. Quizás el doctor prescribirá un tratamiento antibiótico.