Dolor en la manzana de Adán. La manzana de Adán cubre su garganta. Causas de dolor en la manzana de Adán

La manzana de Adán es una protuberancia que se puede ver en los hombres en la parte frontal del cuello. Esta parte del cuerpo es más pronunciada en el sexo masculino, pero a veces también ocurre en las mujeres. El síntoma más común es dolor en la nuez de Adán al tragar.

Está formado por placas del cartílago de la glándula tiroides, que convergen en un ángulo agudo, que forma una manzana de Adán y sobresale del cuello. En mujeres y niños, estas placas están conectadas en un ángulo obtuso.

Causas de dolor en la manzana de Adán



El dolor en una manzana de Adán puede provocar tales enfermedades:

  • hipertiroidismo,

  • hipotiroidismo,

  • tiroiditis,

  • tuberculosis,

  • cáncer,

  • osteocondrosis de la columna cervical,

  • hematomas,

  • apretando,

  • fractura de la laringe cartilaginosa.


  • Hipertiroidismo ocurre con la producción excesiva de hormonas tiroideas y se caracteriza por nerviosismo, sudoración, palpitaciones, pérdida de peso, temblor, intolerancia al calor, diarrea.

    Hipotiroidismo por el contrario, se caracteriza por una producción inadecuada de hormonas tiroideas. Sus síntomas son fatiga, estreñimiento, intolerancia al frío. Generalmente, con hipotiroidismo, la función tiroidea vuelve a la normalidad, pero en algunos casos el hipotiroidismo puede ser permanente.

    Tiroiditis - inflamación de la glándula tiroides, que puede provocar una infección aguda o crónica del tracto respiratorio superior.

    Tiroiditis aguda comienza con un dolor de cabeza, fiebre y dolor severo en la manzana de Adán, que puede extenderse al oído y a la región occipital. En la parte delantera del cuello aparece hinchazón, que se desplaza al tragar. Hay dificultad para tragar, ronquera, debilidad, fatiga. Las complicaciones graves pueden desarrollar sepsis.

    Tiroiditis granulomatosa de Kervena-Krail (tiroiditis no nasal) es causada por una infección viral y se acompaña de dolor en la manzana de Adán. En manifestaciones clínicas similares a la tiroiditis purulenta.

    Tiroiditis linfomatosa crónica de Hashimoto. Se refiere a procesos autoinmunes patológicos específicos de órganos, cuando los anticuerpos formados en el cuerpo son específicos de los componentes de cualquier órgano. La tiroiditis de Hashimoto se caracteriza por el hecho de que, por razones desconocidas, la glándula tiroides comienza a producir proteínas de yodo inactivas a la hormona, que difieren de la tiroglobulina. Una vez en la sangre, forman anticuerpos contra la tiroglobulina y las células acinares de la glándula tiroides. La síntesis de hormonas tiroideas normales se rompe, lo que conduce a un aumento en la secreción de TTG de la glándula pituitaria e hiperplasia de la glándula tiroides.

    La tiroiditis Hashimoto se desarrolla lentamente, con mayor frecuencia en mujeres mayores de 50 años. El único síntoma es un aumento en la glándula tiroides. Es denso al tacto, móvil a la palpación. Luego hay dolor e incomodidad en la manzana de Adán, signos de hipotiroidismo.

    Tiroiditis crónica fibrótica de Riedel. Se caracteriza por la proliferación de tejido conectivo en la manzana de Adán, involucrando a los tejidos circundantes en este proceso. El origen de la enfermedad no está establecido.

    Síntomas: un aumento en la glándula tiroides, que tiene una densidad pedregosa y está soldada a los tejidos circundantes, un dolor moderado en la manzana de Adán. Con la tiroiditis de Ridel, se observan signos moderados de hipotiroidismo, los síntomas correspondientes causan presión sobre la tráquea, el esófago, los nervios y

    recipientes.

    Cáncer de tiroides acompañado de dolor en el cuello y la garganta, así como en una manzana de Adán al respirar y tragar. En ocasiones, estos síntomas se cancelan para las enfermedades infecciosas, por lo que el diagnóstico en algunos casos es difícil. La enfermedad se registra principalmente entre las mujeres. Las mujeres tienen más de 30 años en riesgo, especialmente en mujeres menopáusicas. Cuando se diagnostica en una etapa temprana, la probabilidad de recuperación es del 95%.

    Cáncer de cartílago tiroideo - antes de la aparición del dolor, uno se siente incómodo o la presencia de un objeto en la garganta. El dolor en una manzana de Adán aumenta con la descomposición del tumor o la unión de la pericondritis secundaria. Luego hay una dificultad para asfixiar, hemoptisis, durante el paso de los alimentos a través del esófago.

    Tuberculosis del cartílago tiroides de la laringe es una complicación de la tuberculosis pulmonar. Se acompaña de dolor en la manzana de Adán, dolor de garganta, disfagia y ronquera de la voz.

    Phlegmon cartílago tiroides de la laringe causa dolor severo en la manzana de Adán al tragar, escalofríos, temperatura corporal alta, dificultad para respirar, afonía.

    Contusiones, compresión, fracturas de cartílagos de la laringe, en el cual el dolor en una manzana de Adán es un síntoma característico. También hay dolor al toser, tragar, dificultad para respirar, con la palpación del cartílago quebrado.