Signos de enfermedad tiroidea Los principales síntomas de las violaciones

Glándula tiroides se encuentra en la región anterior del cuello y es la glándula más grande de secreción interna. El funcionamiento normal de la glándula normaliza todos los tipos de metabolismo: agua-minerales, proteínas, carbohidratos, grasas, oxígeno, energía.

Durante 17 minutos, todo el volumen de sangre circulante en el cuerpo pasa a través de la glándula tiroides y, con la ayuda de la glándula tiroides producida por el yodo, destruye los gérmenes inestables que han penetrado en la sangre.

El nivel de hormonas en la glándula tiroides



Con la violación de la función de la glándula tiroides, es posible un aumento o una deficiencia de hormonas tiroideas.

Con un aumento en la sangre de las hormonas, el metabolismo se acelera, en ese caso se observa una pérdida repentina de peso, el corazón late más a menudo, suda, tiembla la mano, debilidad, irritabilidad y llanto.

La falta de hormonas con una disminución de la función tiroidea conduce a una ralentización del metabolismo, que se manifiesta en debilidad general y fatiga; la piel se seca, el cuerpo está completamente hinchado, el peso aumenta, los latidos del corazón se vuelven menos frecuentes, la presión arterial aumenta y el cabello se cae notablemente. En general, el hipotiroidismo se desarrolla gradualmente y sus síntomas son difíciles de detectar de inmediato. Significativamente más a menudo, el hipotiroidismo ocurre en las mujeres.

Trastornos por deficiencia de yodo de la glándula tiroides



El yodo es el principal componente de las hormonas tiroideas, y en nuestra latitud en el agua y el suelo hay una escasez natural de yodo, y por lo tanto las enfermedades por deficiencia de yodo son relativamente comunes.

La disfunción de la glándula tiroides en las mujeres debe detectarse antes del embarazo debido al efecto extremadamente negativo del hipotiroidismo en el feto y en la mujer misma.

Cuando la glándula tiroides se agranda a un tamaño considerable, los órganos vecinos - la tráquea, el esófago, los nervios y los vasos se cizallan y aplastan. Hay un síndrome de compresión, el cuello siente presión y una sensación de cuerpo extraño, comienza la disnea, se intensifica cuando se arroja la cabeza. Hay dificultades para tragar la comida, ronquera de la voz.

Los linfonodos del cuello a menudo aumentan, lo que ocurre en las enfermedades inflamatorias, pero esto puede ser metástasis del proceso maligno en la glándula tiroides. Lesiones autoinmunes peligrosas y comunes de la glándula tiroides. Son iniciados por anticuerpos y leucocitos, estimulan o dañan la glándula tiroides.

El peligro de la enfermedad reside en el hecho de que en la mayoría de los pacientes con tumores de la glándula tiroides no hay ninguna sensación sospechosa. Por lo tanto, los endocrinólogos instan a que una vez al año se sometan a una ecografía de la glándula tiroides.

Además de la ecografía, se puede obtener la información necesaria sobre la enfermedad después de un análisis de sangre para determinar el nivel de hormonas. La terapia reflexiva ayudará a deshacerse de los problemas de tiroides para siempre y evitar la cirugía.